EDITORIAL JUNIO 2019

JUNIO2019

Se buscan profesionales...

Gracias a Dios han acabado las elecciones. No puedo más de ver a los políticos vestidos de faralaes, de torero, de futbolista, cocinando, paseando perros, corriendo maratones, jugando al fútbol o haciendo el canelo a la mínima oportunidad que se les presentase.

El resultado ha sido un desastre, pero claro teniendo en cuenta que un montón de jóvenes han votado por primera vez, les hablas de impuestos y es como si les hablases en chino, así nos luce el pelo. Con este gobierno del retraso que nos ha tocado en gracia van a ser 4 años muuuuy largos. La izquierda es especialista en meter la marcha de cangrejo, son expertos en ralentizar la economía y en medidas cortoplacistas. ¿No podemos votar otra vez como los ingleses con el Brexit?
Para empezar yo erradicaría la carrera de políticas, y la cambiaría por Dirección y Gestión de Empresas, con unos matices en relaciones internacionales, más un poco de educación (porque se ha demostrado que los políticos de hoy en día carecen de ella), más dos idiomas como mínimo, y sobre todo, unas nociones de lo que es trabajar y ganarse un sueldo cada mes. Cuando terminasen la carrera tendría que hacer unas prácticas obligatorias en ayuntamientos o ministerios para que supiesen lo que es meterse en faena de verdad, con objetivos y penalizaciones, y un par de años trabajando en empresa privada. La gran mayoría de los políticos no han cotizado en una empresa privada nunca, no saben lo que es pasar una entrevista de trabajo, no saben lo que es que te exijan años de experiencia y un idioma perfecto para meter la patita en la empresa. Y digo yo que si nunca han trabajado, y menos han dirigido ni la más pequeña de las organizaciones, ¿cómo narices van a saber dirigir un país si ni siquiera saben cómo dirigir nada? ¿A base de asesores? Claro, carta blanca a todos los políticos, que para eso estamos los españoles trabajando, para pagarles un sueldo a estos políticos profesionales.
Aquí estamos todos los padres formando a nuestros hijos para que tengan los mejores conocimientos, que se preparen a un alto nivel, que busquen prácticas, que sean bilingües, y no somos capaces de exigir eso para la gente que nos gobierna y que dirigen el barco de la economía española.
A ver si tenemos suerte y la izquierda no inunda todas las instituciones y ayuntamientos, porque las risas si viene una recesión, pueden ser curiosas.
En España seguimos con casi tres millones y medio de parados y otros dos millones de subempleados. En total, más de cinco millones de personas que no cotizan a la seguridad social. Y lo más paradójico es que hay numerosos puestos de trabajo que se quedan vacantes, que las empresas no consiguen cubrir pese a sus esfuerzos.
Ya hay un 65,6% de las empresas con puestos sin cubrir. Tenemos escasez de profesionales. Esta ineficiencia en el mercado laboral español provoca que, en algunas profesiones, las empresas se tengan que pelear para atraer empleados.
Salir de la carrera con conocimientos profundos te garantiza estar actualizado durante tres años, no más, así que después, o te mueves o te anquilosas.
Muchas de las empresas argumentan que no encuentran las personas con la experiencia adecuada, que carecen de competencias técnicas adecuadas, que la gente tiene unas expectativas salariales muy altas o que no existen los candidatos adecuados.
Esto demuestra lo importante que es la formación en capacidades, hay que desarrollar las habilidades. Fundamental contar con una formación continua.
Lo he dicho muchas veces, basta ya de demonizar la Formación Profesional. Es hora de darle un carácter profesional en toda regla, que los jóvenes se sientan atraídos hacia ese tipo de trabajo. Necesitamos compromiso por parte de Instituciones, Asociaciones, Ministerio y quien haga falta para mejorar esta situación.
En nuestro sector falta gente cualificada en numerosos puestos de trabajo.
Y lo malo es que los empresarios forman a las personas y éstas a veces se convierten en mercenarios de su curriculum, se van con el mejor postor y no les importa la fidelidad a la empresa. Claro que siempre hay opciones para blindar a esta gente que carecen de valores fundamentales.
Dentro de la organización, la formación continua debe ser un punto fundamental. Esa mejora es crucial tanto para las personas como para las organizaciones, y no es posible mejorar sin cambiar.
Ten en cuenta que el éxito empresarial no es algo que se pueda comprar, depende de muchos factores, pero desde luego no se va pagando por cuotas para obtenerlo.
Si quieres mejorar empieza por dejar de hacer lo que no sirve y céntrate en tus puntos fuertes. La vida te ha regalado experiencia, aprovéchala. "Some dance to remember some dance to forget" (Algunos bailes para recordar, algunos bailes para olvidar) como dicen The Eagles. Recordar lo bien que estamos para la edad que tenemos.
Piensa en grande, persevera y sé disciplinado. Ajústate a los cambios y sobre todo, ponle fecha de comienzo a tus sueños, nunca de caducidad.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.