Tres empresas españolas participan en la construcción del Sarcófago de Chernóbyl INTERGRUAS – TRANSKARPATIA – TINLOHI

INTERGRUAS

NOVARKA, consorcio francés constituido a partes iguales entre BOUYGUES TRAVAUX PUBLICS y VINCI CONSTRUCCIÓN GRANDS PROJETS firmó en 2007 el contrato para edificar una cúpula que cubriese el antiguo sarcófago encima del reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbyl.

Esta cúpula tendría 2 objetivos principales: parar la contaminación medioambiental aislando el reactor de su entorno y tratar los residuos procedentes de la demolición de las estructuras inestables.

Este contrato financiado por la BERD junto a 28 países, de un valor de 1.500 millones de euros suponía una proeza técnica. Era de edificar una estructura metálica móvil de 110m de altura, 150 de ancho y 256 de largo y 32.000 toneladas, la mayor construida en el mundo. Una vez acabado el sarcófago se desplazaría de 300 metros sobre un sofisticado sistema de raíles, hasta cubrir el reactor.

En 2013 NOVARKA compró a INTERGRUAS y TRANSKARPATIA –representados respectivamente por Guillermo de Robert y Sergio Susko-, una plataforma elevadora WUMAG WT1000, de 102 metros de altura. La venta incluía una entrega dentro de la zona de exclusión de Chernóbyl. A pesar de las complicaciones relacionadas con el conflicto entre Ucrania y Rusia, respectaron los plazos. A la llegada en el sitio, formaron a doce operadores de distintas nacionalidades.

La calidad del servicio prestado hizo que en 2016 NOVARKA les encargara el alquiler de otra plataforma aérea de características similares, después de una consultación a nivel internacional. Su trabajo sería acabar de equipar el interior de la cúpula.

Encargaron a Alberto Lozano de TINLOHI, empresa especializada en el alquiler de plataformas de gran altura y propietario de una BRONTO SKYLIFT S101HLA, la gestión operativa del alquiler. TRANSKARPATIA se encargó de la logística y de la relación con las autoridades ucranianas e INTERGRUAS, de la negociación del contrato y de la relación con la obra.

La gran profesionalidad de los operadores permitió optimizar la prestación con total adecuación a las necesidades de esta obra tan particular. Los operadores trabajaron 7 días a la semana, con turnos de un mes y 24 horas al día los últimos meses.

Después de 8 meses de trabajo, su intervención acabó con el encaje del sarcófago en su ubicación definitiva, sellando para los próximos cien años el mortífero reactor número 4.

NOVARKA se declaró muy satisfecho del trabajo realizado por el conjunto de las tres empresas españolas.

Chernby 3