Bajada de antorcha en la refinería de A Coruña. Repsol sustituye la parte superior de una de sus antorchas, de más de 100 metros de altitud

Refineria

Los trabajos de revisión de la refinería de Repsol tuvieron una de sus actuaciones más espectaculares, ya que fue preciso el empleo de dos grúas de más de 100 metros de altura para la retirada del quemador de una de las dos antorchas del complejo, situada en la zona de Nostián y con 110 metros de altura. Aunque la operación de sustitución de esta pieza, denominada tip en el lenguaje técnico, se llevó a cabo el día 9 de diciembre, fue necesario comenzar las tareas el 27 de noviembre con el apagado de la antorcha y su inertizado para eliminar los hidrocarburos que quedaban en el interior.


Posteriormente fue necesario retirar la plataforma de trabajo del quemador, una estructura circular que lo rodea, y soldar una nueva en torno al cuerpo de la antorcha. Ayer finalmente se procedió a desmontar el tip y a bajarlo, para lo que se emplearon las dos grúas, de 300 y 500 toneladas respectivamente, ya que la pieza que manipularon tiene una altura de 4 metros.
Ahora habrá que montar el nuevo quemador y posteriormente renovar la línea de vapor y sustituir tres de los quince vientos con los que está anclada la antorcha, con el fin de que vuelva a entrar en servicio en la tercera semana de este mes. Esta unidad de la refinería se dedica a eliminar los gases no reutilizables y fue instalada en 1982. Durante la revisión del complejo es la última unidad en parar y la primera en reanudar su actividad.