Proceso de internacionalización

El presente documento trata de resumir, de una forma muy somera, algunas ideas básicas que pudieran resultar útiles y clarificadoras a la hora de escribir un artículo sobre la internacionalización:

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el proceso de internacionalización, más allá de la mera comercialización de productos o servicios en otros países, constituye un momento clave en la vida de toda empresa, y en muchos casos, su única vía de supervivencia.

Es por ello por lo que una empresa que se enfrenta a semejante reto debe contar con una sólida estrategia de internacionalización previamente definida que debe incluir un análisis de las capacidades internas sobre los recursos financieros y humanos con los que cuenta, una selección de los mercados que mejor se ajustan a sus expectativas, principales barreras de entrada así como la definición de la estructura jurídica y fiscal que resulte más óptima a la hora de acometer la inversión, teniendo en cuenta todo su ciclo vital (i.e. inversión inicial, desarrollo y desinversión).

En cuanto a la decisión de buscar un socio local o trabajar de manera independiente es una pregunta cuya respuesta está condicionada a factores de diversa naturaleza, tanto de carácter legal como de carácter comercial:

De carácter legal:

Porque del país de destino puede que exista una regulación local que, dependiendo de la actividad prevista, exija un socio local.

Por ejemplo, China cuenta con un Catálogo de Inversiones distinguiendo entre proyectos incentivados, restringidos, prohibidos y permitidos, dependiendo de la actividad prevista.

Así, atendiendo a qué categoría se encuentre la inversión, la legislación nacional puede exigir la presencia de un socio local en el vehículo de inversión (joint venture).

                  De carácter comercial:

Dependiendo de la actividad a desarrollar puede convenir la involucración de un socio local desde el inicio, dada su presencia y conocimiento del mercado local, o, por el contrario, es preferible la participación 100% de la matriz española en el vehículo local.

Esta es una decisión que debe tomarse caso por caso atendiendo al mercado específico al que se dedique el grupo en proceso de internacionalización.

No existe la fórmula perfecta y las dos alternativas tienen sus ventajas e inconvenientes. Así, siempre que, desde una perspectiva legal el inversor pueda optar por uno u otro escenario, la alternativa de socio local permite una penetración en el mercado target mucho más rápida optimizando costes y tiempo gracias al aprovechamiento, desde la fase inicial del proyecto, de su conocimiento y recursos locales.

Sin embargo, la opción de no contar con socio local aporta otra serie de ventajas como eliminación de riesgos de que éste no cumpla con las expectativas iniciales, mayor protección en materia de Propiedad Intelectual (elemento clave en determinadas jurisdicciones y negocios), titularidad 100% de los beneficios obtenidos localmente.

Vemos, por tanto, que el vehículo local a través del cual se canalice la inversión vendrá definido por esta doble perspectiva legal y comercial.

Otro elemento muy importante a tener en cuenta en el proceso de internacionalización es la estructura de inversión.

Este último aspecto es de vital importancia, ya que, es frecuente encontrarse con casos de internacionalización donde la estrategia ha estado definida exclusivamente por el departamento comercial y, sin embargo, las estructuras resultantes no son todo lo fiscalmente óptimas que debieran.  Una reorganización de dicha estructura “a toro pasado” puede suponer unos costes relevantes que hubieran sido evitables de haberse planteado a tiempo determinadas preguntas.

Por ejemplo, ¿se quiere penetrar en un solo mercado o, sin embargo, acometer una zona geográfica concreta?.

Si se decidiese la segunda opción, convendría analizar la conveniencia de realizar la inversión en el país de destino a través de una jurisdicción intermedia, localizando en ésta la cabecera de la inversión en otros países de dicha zona geográfica, con el fin de optimizar el tratamiento fiscal aplicado a la repatriación de beneficios/dividendos, movimiento de capitales, protección y optimización en la explotación de activos intangibles , etc.

Es importante en esos casos, contar con la suficiente sustancia en dicha entidad intermedia así como razones económicas y de negocio que justifiquen su existencia.

Ejemplo: inversiones en China continental suelen canalizarse en algunos casos a través de sociedades holding en Hong Kong o Singapur.

En cuanto a aspectos relativos al proceso de financiación en procesos de internacionalización, comentar brevemente dos aspectos importantes:

Por una parte, existen determinados incentivos y/o ayudas tanto de carácter nacional (principalmente, en torno COFIDES e ICEX) como de carácter autonómico, a través de sus instituciones, a los que las empresas españolas involucradas en procesos de internacionalización pueden optar siempre que se cumplan determinados requisitos.

No suele resultar tarea fácil encontrar y, en su caso, cumplimentar todas las acreditaciones exigidas para optar a este tipo de ayudas a la internacionalización, por lo que nuestra recomendación es poner en manos de expertos dicha búsqueda y selección con el fin de optimizar al máximo los costes incurridos en ello.

 Por otra parte, desde la perspectiva meramente fiscal, hay elementos fundamentales a tener en cuenta de cara a una óptima estructura de financiación de las operaciones internacionales.

A modo de ejemplo, algunos de los elementos fiscales tener en cuenta en una estructura adecuada de financiación son, entre otros, la distribución óptima entre deuda y capital (para ello, habrá que atender a las reglas locales de limitación a la deducibilidad de gastos financieros), retenciones sobre el pago de intereses, aplicabilidad de convenios para evitar la doble imposición, localización de los ingresos financieros en jurisdicción intermedia siempre y cuando se cumplan los requisitos en materia de sustancia y razonabilidad económica.

Fernando Anaya

Asociado Senior

Corporate & International Tax Departement

Deloitte Abogados

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.