EDITORIAL SEPTIEMBRE 2014

editorial septiembre

Espabile Sr. Rajoy

Apenas nos hemos recuperado del verano y ya nos están machacando con las elecciones municipales y la maravilla de candidatos que están pensando en presentarse.

El Gobierno todavía está a tiempo de cambiar la Ley para prohibir que se presente gente que no podría ni gestionar la casa de muñecas de su hija, pero una vez más como no le interesa porque en el PP hay mucho paquete y mucho lastre, seguimos igual.
La parsimonia del PP ante los acontecimientos en España y esa estrategia de "dejar ver pasar el cadáver de tu enemigo por la puerta" me parece a mí que le va a costar más de un disgusto al Sr. Rajoy, aunque dada su calma, al señor no creo que le de un ataque al corazón, así que puede estar tranquilo.
Lo he dicho muchas veces y lo volveré a repetir, el gabinete de comunicación del PP es similar a los funcionarios de cualquier ministerio cuando vas a realizar una simple gestión, parece que les cuesta hasta respirar. Debe ser por eso todos los descansos que se toman a lo largo de cada jornada, a tomar aire, pobres funcionarios, me dan hasta pena. Igual que el gabinete de comunicación del PP, el cuál estoy dudando que exista ahora que lo pienso, está aletargado, dormido, en un estado RAM soporífero digno de estudio en cualquier universidad: "Curso de cómo gestionar la comunicación de un partido en el poder sin hacer el mínimo ruido y sin que parezca que estás en tu isla pescando en vez de dirigiendo un país".
Claro, la opción de echarlos a la calle y contratar al equipo de comunicación del PSOE o hasta de Podemos les debe parecer un sacrilegio cuanto menos, pero a ver si alguno que esté cerca del Presidente consigue explicarle que lo de "ir para atrás como los cangrejos" no es una buena opción en política.
Llega el nuevo candidato del PSOE y comienza su demagogia barata con programas como Sálvame y El Hormiguero. A mí la idea me repatea y sinceramente deportaría a toda la audiencia de programas de cotilleo. Billete de ida, y prohibida la entrada de vuelta al país, así para empezar. A lo que iba, este individuo se aprovecha de marujas que ven programas absurdos como la basura de Sálvame para fomentar el populismo y ser uno más. En El Hormiguero incluso se atreve a presumir de que él estuvo en el paro tres o cuatro meses, bien por tí campeón, y como no encontraste nada, te volviste a la política a vivir del cuento como el 80% de tus colegas políticos.
Pese a que ni vea esos programas ni esté de acuerdo con incluirlos en la programación televisiva, hay que reconocer que el PSOE sabe como hacer propaganda política como nadie. Ellos y Podemos, por mucho que me pese el reconocerlo.
Y ahí está el equipo de Rajoy, metiendo la cabeza en la arena como avestruces y poniéndose una venda en los ojos para no ver nada de lo que les rodea.
La situación en España mejora, es cierto, pero sinceramente me hierve la sangre pensar que España puede volver a estar en manos de los socialistas, con un charlatán de palabra fácil como el Pedro este. No nos olvidemos que el PSOE no tomó ni una medida frente a la crisis y luego la gente se echó las manos a la cabeza por lo radical de las medidas. Pero si con Zapatero hubiésemos tenido un Gobierno medio normal, ya estaríamos fuera de la crisis hace tiempo. El iluminado de Podemos nos viene con unas ideas comunistas, para las que por cierto hace falta mucho dinero y que casualmente no ha dicho de donde va a sacarlo. Pero bueno, el chaval es otro gran orador, ha convencido hasta a la tía de la Reina de España, claro que esa familia es para darle de comer aparte. Otro billete de ida para estos también.
El Sr. Rajoy tiene una deuda con todos los ciudadanos que le votaron y que fueron muchos, como para dejarse ganar por un don nadie que viene con buenas palabras a salvar al mundo.
Han sido muchos años de esfuerzo, más de seis, muchas horas sin dormir, de sacar fuerzas de donde no las había para que ahora porque el Sr. Rajoy esté mal asesorado y no le sepan hacer más cercano al pueblo, nos deje en manos de una izquierda que siempre ha demostrado que no ha estado nunca preparada.
Es triste no tener más opciones para elegir y quedarte con lo menos malo, pero es así.
Debería ser un sistema como el inglés, que cada político responde por su territorio, y le puedes decir tranquilamente a la cara a tu político correspondiente la poca vergüenza que tiene.
Bueno, al menos estos partidos de izquierdas ya saben a quien no tienen que llamar para pedir el voto y se pueden dedicar al resto del populacho. Y como yo habrá muchos, incluso conocí el otro día a una Donatella que parecía mi clon que seguro tampoco se presta al juego de la Sinistra.
Me conformo con ver que los empresarios españoles vamos haciéndolo cada día un poco mejor y parece que la situación mejora ligeramente. Si hemos capeado el temporal de la crisis, no hay obstáculo que se nos ponga por delante, ya sea rojo o tricolor.