EDITORIAL JUNIO 2014

JUNIO 2014

Ganaremos

Ahora que están de moda los partidos del "emos", yo me apunto al de ganaremos ahora que empieza el mundial.

Empezamos el verano con Rey nuevo y un iluminado republicano y comunista que viene a salvarnos de la derechona.
A ver si acabamos el verano sin iluminados y con el mundial en nuestras manos.
Las elecciones europeas me han demostrado dos cosas: la primera que los españoles estamos hartos de tanta demagogia y la segunda es que los de la izquierda manejan la propaganda política como nadie.
Me sorprende que la gente vote a un personaje que es procastrista, comunista y al que le parecen bien los regímenes donde la democracia es cuanto menos ciencia ficción.
Teniendo en cuenta que una monarquía es mucho más barata que una república y los dos ejemplos que hemos tenido de república han sido lo que se puede denominar un desastre....me sorprende sobremanera que si la izquierda radical está tan preocupada porque no hay dinero, que proclamen en su programa lo que les gusta la república, cuando nos costaría muchísimo más dinero y supondría más derroche de las arcas públicas.
Leo un artículo del que fue el guardaespaldas de Fidel Castro. Un Castro que ha dejado cortito a Berlusconi (por las fiestas y las mujeres). El dictador, que siempre ha presumido de sólo poseer una cabañaza en la playa, resulta que su cabaña se ha convertido por arte de magia y de dólares en un enclave de lujo a 15 km al sur de la Bahía de Cochinos, con piscina de agua dulce, delfinario, restaurante flotante, helipuerto, refugio contra ataques aéreos, rampa de lanzamiento de misiles y hasta una graja de tortugas. Sí, tortugas. Fiestas a tutiplén, fincas en numerosos sitios y una cuenta bancaria más inflada que muchas de las cuentas suizas. La austeridad la deja para los habitante de su Cuba querida. "Ay mi amol como eres, tampoco es pala tanto"....ya.
¡Siempre convencida que yo era de derechas y tengo que llegar casi a los cuarenta para darme cuenta de lo equivocada que estaba! Ahora que lo pienso...yo también soy procastrista!!!! ¡Que yo también quiero ser comunista como Castro!!! que me gusta lo del helipuerto y lo del delfinario, que sí, que me ha convencido! No me extraña que el señor de la coleta de Podemos sea Procastrista...si es que es comprensible. Si yo entiendo al coletas, que lo de la rampa de lanzamiento tira mucho...
Tengo amigos en Cuba y no precisamente de los que tienen refugio antiaéreo y si no tienes un sueldo que provenga de EE.UU. o Europa o de cualquier otro sitio donde esté trabajando un familiar tuyo que te patrocine alimentos básicos, te hartas a arroz y a frijoles. Así que lo del Comunismo de salón me hace mucha gracia.
Por eso, espero que la gente se lo piense dos veces antes de poner su voto en marxistas leninistas con mucha labia que están creando una cuna de jóvenes para los cuales tener unos principios de educación es sinónimo de tradicional atrofiado y de facha. Es más fácil proclamar un sistema igualitario irrealizable que sólo lleva a la miseria y que no ha funcionado en ningún momento de la historia.
Lo que me extraña es que "Pablemos" no la haya tomado con la selección española y la pasta surrealista que les van a dar a cada uno si ganan. Debe ser que el fútbol es deporte del pueblo, del populacho, y no quiere entrar en ese debate por si le cuesta algún voto.

Por otro lado no me extraña la desidia de los españoles a la hora de votar. Y más viendo que los partidos españoles están anquilosados en el pasado, gigantes con pies de plomo que les cuesta cambiar y tomar decisiones.
Espero que después del desastre de resultados que han obtenido en las urnas se paren a pensar que su camino tiene que tomar nuevos derroteros.
Durante este mes he estado en Asambleas Generales de Alquiladores de maquinaria y estoy contenta. Al menos el ánimo ha subido varios peldaños comparado con el año pasado. El más pesimista dice "sobreviviré" y el más optimista dice "de aquí para arriba y sin límites".
Algunas ideas con las que me quedo son que todavía sobra maquinaria en España y que si los alquiladores quieren sobrevivir tienen que revisar cuáles son sus costos y alquilar con cabeza. El tiempo de perder hasta la camisa ya ha pasado.
Vamos a ser coherentes, ahora que se tiene en cuenta hasta el mínimo gasto, es el mejor momento para saber cuál es el límite, cuando hay que decir que no, cuando hay que mentalizar a los clientes de que un "no" no conlleva una negativa sino un reconocimiento a un trabajo, a un servicio, a un sacrificio y a una gran inversión.
Hagámonos valer, pero que sea algo que cale en todos. ¿Es difícil? Mucho. Pero si no se intenta, no se consigue. Si no empezamos, nunca llegaremos y si no luchamos, nunca venceremos.