EDITORIAL FEBRERO 2019

EDITORIAL

PÓCIMA MÁGICA

Lo malo de los políticos y los puestos en el Gobierno es que no se puede utilizar el mítico botón que utilizan en las películas, cuando la pesada de turno que va de copiloto en el coche se ponía insoportable y el protagonista pulsaba el botón y ¡¡plas!! adiós pesada forever.

Si esto se pudiese utilizar en política, Sánchez había saltado más veces del sillón del copiloto que días tiene el año.

Pero lamentablemente no contamos con un botón expulsador de "a tomar per quele". Tampoco que los partidos pidan la dimisión de este individuo sirve ni servirá de nada. Que no presente los Presupuestos tampoco hará que este indeseable deje su asiento de Presidente del Gobierno, una pena. Ahora dice que a lo mejor convoca elecciones en abril, permitidme que lo dude. Y claro, es que la enfermedad que tiene el Sr. Sánchez no se cura con cualquier cosa, es una mezcla entre Falconitis, soberbia y ambición. No hay cura, y lo malo es que va a más. Su ambición por ser presidente del gobierno se vio recompensada por la venda en los ojos del Gobierno anterior frente a la realidad. Y seguimos pagando las consecuencias. Sólo un consejo si hay elecciones, desde que está este señor en el Gobierno la economía no ha ido todo lo bien que debería, si continuase gobernando la frenada iba a ser monumental, así que para aquellos que valoran el voto al PSOE que se lo piensen muy mucho antes de depositar en las urnas una papeleta que pueda retrasar la economía española. No se trata de pataletas, ni de histerismos, este señor y su equipo son nefastos para la buena sintonía del desarrollo de un país.

Este presidente que tenemos tiene tan poca vergüenza que hasta va a presentar un libro. Se rumorea que versará sobre cómo manejar el ego y pisar a quien se ponga por delante, pieza literaria para no leer obviamente. ¿Se pondrá ahora el presi a promocionar su libro utilizando el helicóptero y el Falcon? Yo no espero menos de él. ¿Firmará ejemplares en el Corte Ingles? Me gustaría ver esa imagen. Tengo claro que la gente que hiciese cola en tal evento nunca estaría en mi lista de amigos, bueno, ni conocidos.

Imaginaos si eso lo pasamos a la empresa. Un nuevo CEO, que nunca está cuando se le necesita, más el pequeño detalle de no trabajar ni producir. E imaginaos que tiene que presentar un presupuesto y no para de poner excusas y no lo presenta, semana tras semana.
¿Cuánto duraría en una empresa que quisiera ser rentable y profesional? 6 minutos y medio obviamente, y me sobran 6 minutos.

Que yo recuerde a los empresarios en cualquier parte del mundo no se les dan tantas oportunidades. Se trata de cada día hacer rodar los engranajes para que no sólo todo funcione sino para adelantarte a tu competencia y sobresalir.

He estado durante este mes en varias conferencias del sector, y la idea que me llevo es clara: Para mejorar de cara al futuro, debes hacer una pócima que aúne varios factores: conocer tu empresa, a eso no me refiero conocer a tus trabajadores (que eso es un paso que se ha de dar como paso básico), sino conocer cómo funciona la empresa a nivel de manejar todos sus datos. Es decir, que máquinas se alquilan más, qué maquinas se alquilan menos, por zonas, qué tipo de máquina se alquila, cuánto tiempo se está utilizando en dar respuesta a las ofertas que llegan, que filiales están dando mejores números, a nivel taller conocer absolutamente todo, quién rinde en la empresa y quien no, etc.

Muy bien, sigamos: En esa pócima debes incluir también savia nueva en la compañía, porque te llevará por caminos inexplorados, te dará una visión disruptora de tu negocio, te abrirá los ojos a las nuevas tecnologías y quizás veas oportunidades donde otros sólo ven obstáculos. Esencial en esa pócima, las personas adecuadas, esto es lo más difícil de todo. Cada dos por tres me llaman empresas en busca de personal. No hay técnicos, no hay comerciales, no hay gente que quiera de verdad trabajar. Luego tenemos el ejemplo de gente que intenta vender descalificando a los demás, una forma burda de vender que se le puede volver en contra en cualquier momento. Una estrategia ruin del todo reprobable.

Cada vez son más las empresas que incorporan a su organización la formación interna de trabajadores, y una vez acabados los estudios, se quedan trabajando. Espero que esa gente que se forma sea fiel a sus "patrocinadores" y no se vaya con el primer postor que le aumente el sueldo.
El último ingrediente que yo añadiría a la pócima mágica que estamos creando y de lo que pocos hablan, es la ilusión, lo sé, suena a mariconada (¿se puede decir mariconada? ¿O hay que utilizar otro término para no herir sensibilidades absurdas?). Si tú unes todos esos ingredientes y no incluyes la argamasa mágica que es ilusión, podrás tener una empresa buena, pero no excelente.

La mala noticia es que la ilusión de los trabajadores no se compra, se trasmite. Y no todos han nacido para insuflar fuerza e ilusión a su equipo, eso se tiene o no se tiene. En la vida se brilla o no se brilla. Hay muchos caminos para llegar a la meta, depende de ti elegir un sendero u otro. Sólo ten en cuenta una cosa, avanza siempre en la dirección de tus sueños.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.