EDITORIAL MAYO 2014

editorial

¿Dónde está el crédito my friend?

Nos encontramos en una situación en la que la empresas actualmente se las ven y se las desean para que el banco les de un crédito para cualquier tipo de inversión que huela a construcción o maquinaria.


Me hace gracia (por decirlo de alguna manera) cómo los bancos anuncian a bombo y platillo que ya tienen crédito para las empresas y para los proyectos que se les presenten.

Mentira, MENTIRA con mayúsculas. Una empresa de nuestro sector que necesite financiación para adquirir maquinaria lo tiene crudo.

El director del banco le mira con cara de "are you talking to me?" (¿me habla a mi?) y le pone su amable sonrisa y el empresario se vuelve a su casa teniendo la sensación de que en vez de estar en el sector de la maquinaria, construcción o industria, está metido en el contrabando de armas.
El Sr. Rajoy ha dado a la banca una cantidad ingente de millones, pero no unos pocos millones, sino miles de millones que la banca no ha hecho fluir ni a las empresas ni a las familias.
Claro, ahora llegan las elecciones europeas y empiezan con la misma cantinela de siempre, unos que si todo va muchísimo mejor, y los otros asegurando que no va nada mejor, pero que ellos van a mejorar la situación con creces.
Demagogia y pura demagogia. Unos porque han incumplido sus promesas electorales y nos han subido en lo que va de legislatura 52 veces los impuestos, y los otros porque son incompetentes por mucho que les duela a los de izquierdas. Señores, no puedes presentar de candidata a una señora que no habla ningún idioma, por no hablar no habla bien ni el español. Al menos, y por respeto a los españoles, que los candidatos tengan un domino perfecto del inglés y exigirles por lo menos otro idioma.
¿Qué pasa ahora? Gana el PSOE y le tenemos que pagar a la señora Valenciano un intérprete, ¡¡toma castaña!! ¡O sea, no me lo creo!, como dice Minimaca e Inés. Pues sí, creerlo. Ya la veo regocijándose con una gorra que ponga: "Goooozo a costa de los españoles".
Supongo que el que gane de los candidatos, seguirá viajando en Business como un campeón claro, porque el viaje a Bruselas machaca la espalda, es comprensible.
Por otro lado la gente ahora se echa las manos a la cabeza porque siguen apareciendo casos de maletines y "untadas" a la hora de adjudicar obras, tramos y proyectos. ¿Pues sabéis qué? Que ojalá volviese la alegría con la que se pasaban los maletines, porque eso era sinónimo de que había trabajo.
Nuestro querido Gobierno en vez de cargarse las Diputaciones, quitar la subvención a los sindicatos y a los partidos políticos y cortar el gasto público para invertir en más infraestructuras y obras en España, se dedica a intentar convencernos de que el acoso de impuestos y el ahogamiento al que nos tiene sometidos es lo mejor para nosotros.
Es como cuando te ponen a dieta y todo el mundo te intenta convencer de que la vida sana es lo mejor, de que un filete sin aceite es lo más rico y de que la carne roja es poco más que el camino al purgatorio, pamplinas.
Hay que darle algo de crédito al gobierno de Rajoy, la verdad es que no sé donde estaríamos si fuésemos de la mano de Zapatero y sus secuaces, pero aún así me siento decepcionada con la política que están llevando a cabo y con la que no llevan a cabo.
Sobre lo que nos depara el futuro, ni aunque Rajoy tuviese entre sus filas al mejor de los arúspides que pudiese presagiar el futuro mirando las entrañas de los animales, creo que sabría la respuesta.
Ahora todos tienden al optimismo, y yo me uno al carro, llevo siendo optimista desde que entramos en este bucle, no voy a dejar de serlo ahora. Pero lo cierto es que se necesita mucho ánimo, mucho trabajo y muchas ideas cargadas de futuro para levantar la persiana cada día con ilusión.
La buena noticia es que llegamos casi a mitad de año, hemos superado casi la barrera de los seis meses y que el planteamiento de las empresas hasta hoy les sirve para continuar su trayectoria, así que algo estaremos haciendo bien.
Así que vamos a levantar este país aunque no hayamos sido nosotros los que lo hemos derrumbado. Por algo estamos en el sector de la elevación, ¿no?
Por otro lado, con gran pesar me acabo de enterar del fallecimiento de Iñaki Greño, de GSM Elevación, muchos de vosotros lo conoceréis por Plataformas y Maquinaria 2000. Si había alguien generoso que animara una feria como él solo, ese era Iñaki. Yo hacía tiempo que no lo veía, pero creo que habrá pocos que hayan estado en ferias del sector y no se haya tomado un txacolí con Mila o Ainara. Siempre alegre y siempre con su pin del Atlethi. Desde aquí os mandamos un fuerte abrazo a toda la familia. La pérdida de un ser querido es irremplazable, y el hueco que deja sólo se va mitigando con el paso del tiempo, aunque nunca desaparece.
Es triste que nos deje con apenas 64 años, pero al menos a su familia le queda el consuelo de saber que su marido y padre fue una persona muy querida en el sector, que dejó una gran huella como lo hacen los grandes hombres y que Dios se tomará con él un txacolí sí o sí discutiendo de fútbol con él.
Descanse en paz. Este editorial va por vosotros