EDITORIAL JUNIO 2018

EDITORIAL

TEMPESTAD

En esta vida hay gente que sin ser muy inteligente llega donde quiere y gente que destaca intelectualmente y que por circunstancias de la vida, la vida no le sonríe.

A eso hay que añadirle el ingrediente mágico: Tesón más valentía más humildad.

Pues bien, nos encontramos un panorama político español, donde de la noche a la mañana hay gobernando un gobierno de mínimos, un gobierno con 85 diputados que no va a hacer otra cosa que hacer lo que mejor saben: Subirse al tren de la economía española, echar la culpa de lo que no les guste al gobierno anterior y sólo hacer promesas vacías que nunca cumplirán, pero que parecerá que no es por su culpa.

Al señor Mariano Rajoy le ha podido la soberbia, se ha ahogado en su propia soberbia política. Su estrategia de omisión y de avestruz no le ha valido esta vez.

Hay que reconocerle una cosa muy loable, es el único presidente del gobierno que ha renunciado a su sueldo de expresidente y se ha puesto a trabajar como cualquier hijo de vecino. Bravo Mariano, pero si hubieses dimitido hace tiempo, no nos hubieses dejado con este gobierno de escaparate.

Lo que me tiene alucinada es la pasividad del pueblo. ¿Dónde están los pensionistas que hasta hace poco más de dos semanas se manifestaban como si no hubiese un mañana porque no llegaban a fin de mes? ¿Les ha llevado por delante un tsunami? ¿Está San Pedro pasando lista y los ha llamado a todos al orden y ya no hay problema de pagar esas pensiones? ¿Se los ha tragado la tierra? ¿O será que los sindicatos como ya han sido untados no sacan más a los viejos por que Pedrito ya nos gobierna y es el salvador del mundo?

También me sorprende sobremanera la gente conformista, "bueno, no es tan malo como esperaba", vale sí, que no tenemos al coletas de vicepresidente, pero menos uno o dos Ministros, todos están manchados por algo, así que por lo menos reconozcamos las cosas. A ver si ahora lo de inventarse c.v. o estar imputado o que te hayan denunciado va a ser solo pecado de la derecha.

Vamos a lo de siempre, la izquierda mueve masas y han sabido siempre venderse, y la derecha está adormecida y tranquilita en su casa. Reconozcamos que a los de la izquierda les tocas las palmas y te salen todos a la calle en dos minutos, mientras que los comodones de la derecha con mandar mensajes de whatsapp a todos sus grupos diciendo lo indignados que están ya se creen que van a cambiar el país.

Pues primero, el nuevo presidente del Gobierno de España comienza mintiendo, porque aseguró que iba a convocar elecciones y ya ha cambiado de opinión. Debe ser que te den tanto por saco durante muchos años te hace callo en las almorranas y cuando llegas a Moncloa te hacen ventosa en el sillón de presidente.

Ha prometido cosas en discursos electorales que espero que les recuerden sus votantes...ah! no!! se me olvidaba que este señor no tiene votantes, ¡qué despiste!

Al menos mis amigos extremeños estarán contentos porque este buen señor les prometió el Ave en cuanto llegase a Moncloa...Veremos.

Han comenzado con su manido discurso de la Memoria histórica. Debe ser que este señor vivió en otro país donde sólo mataban rojos y no existe Paracuellos. Cuando quiera nos damos un paseo señor presidente y si quiere ponemos una calle a los asesinados en Paracuellos, porque digo yo que aparte de comunistas y socialistas con calle, la derechona se merece una avenida. Debe ser también que lo de las checas es invención de los curas de la época. Hubo una muy famosa llamada "La Brigada del amanecer", ¿le suena? la dirigió Agapito Garcia Atadel, tire de hemeroteca señor Sánchez y verá que es mejor dejar dormido el pasado.

Lo malo es que encima este gobierno tiene la suerte de surfear una ola buena, una ola en la que la economía funciona y va sola. Encima tendrá la suerte de que este impulso les dure hasta las elecciones y los españoles como no tenemos dos dedos de frente en muchos casos, pensaremos que bien lo han hecho (no sé porque hablo en mayestático si yo nunca votaré a este individuo, pero en fin).
Si se ha demostrado algo a lo largo de los años, ha sido que la derecha sabe hacer política económica y la izquierda sabe hacer política de postureo. Es lo que hay, este gobierno dice, se desdice, promete, no cumplen, y no les pasa factura, eso me tiene alucinada.

Mejor nos vamos preparando para la subida de impuestos que nos va a venir, porque a ver si nos creemos que todo lo que quieren hacer no nos va a pasar factura.

No perdamos de vista a la Ministra de Sanidad y su anunciada sanidad universal, ¡¡venga!! ¡pobres y enfermos del mundo!, venid a España que somos tan subnormales de abrir las puertas de la sanidad a todo quisqui porque somos muy liberales. Eso sí, no te vayas a la unidad del dolor de la Paz porque no tienen morfina (y no, no estoy exagerando, lo he vivido). Solo me queda la esperanza de que esta señora tenga que ir a la seguridad social, le den una cita con 10 meses de retraso y viva en primera persona las penurias de su basura de sanidad universal española que quiere implantar.

Este gobierno está lleno de personas que quieren recoger unos frutos de árboles que nunca plantaron, y que incluso se opusieron a plantar, así que espero no se lleven sorpresas.

Y mientras el partido del PP dando un espectáculo dantesco, con 6 candidatos, cada uno más amortizado y con menos tirón.

España se mueve gracias a los empresarios, no gracias a ningún político. De eso no hay duda.

Os regalo una leyenda que me encanta: Se desató una tormenta monumental en medio del océano, y el capitán de un barco luchaba por salir de esa tormenta perfecta que parecía que quería succionar su carrera, en un momento de lucha contra las olas, llegó el diablo y le susurró al oído..."No eres lo bastante fuerte para afrontar la tempestad".
Pasados los años, ese mismo marino se asomó a un acantilado y llamó al diablo. Ese día le susurró al oído:"Te voy a contar un secreto, yo soy la tempestad".

Yo también soy la tempestad.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.