EDITORIAL ABRIL 2014

abril 2014

Si quieres que te cante, la guita por delante

Como dice mi amigo JM de Cái, "Si quieres que te cante, la guita por delante".

En nuestro sector, si aplicásemos este dicho andaluz, a todos se nos había acabado la crisis.
Me hace gracia, y hasta me provoca envidia el sector del alquiler de coches, no por su "complejidad" ni atractivo, sino por sus formas pago, es decir, las de cobro.

Si no dejas tu tarjeta de crédito ni un depósito abusivo, de ahí no te llevas el coche ni a la vuelta de la esquina. No sólo eso, sino que el seguro que te imponen no se discute e incluso te acaban vendiendo otro más por si las moscas y otro por si acaso. No hablemos de la letra pequeña que no hay Dios que se la lea y que siempre favorece a la empresa de coches, así como el tema del depósito, que cobran a precio de oro.

El alquiler de maquinaria en España puede que sea digno de estudio en la facultad. Aquí no sólo "prestas" una máquina (porque la verdad ya acaba siendo cuestión de fe si terminarás cobrando o no), sino que esa máquina ha costado una cantidad ingente de dinero, la persona que la alquila no puede ser más dejada, le trae al pairo si la máquina tiene un golpe, se mancha de pintura que costará Dios y ayuda quitar o si al bajarla del camión se acaba abollando... ¿por qué? Porque la gente no tiene responsabilidad de ningún tipo, no se hace responsable de sus actos, al no ser suya no la cuida ni lo más mínimo y lo que es más triste, en un alto porcentaje de casos ese alquiler se paga a los seis meses o no se acaba pagando.
Algunos se echarán las manos a la cabeza y me tildarán de exagerada, pues bien, que den un repaso a la lista de impagados de la mayoría de empresas de alquiler de maquinaria en España y se den cuenta de que en España se ha perdido la vergüenza, la palabra de las personas ya no es carta de crédito lamentablemente y el que puede no te paga o te lo retrasa por el artículo 33 porque a ellos no les han pagado el trabajo.
Es la pescadilla que se muerde la cola. Unos dejan de pagar a otros y el círculo se va haciendo cada vez más grande, empezando por los sinvergüenzas de la Administración, que deberían haberles sustituido hace tiempo (pero ese es otro cantar).
Tenemos la siguiente vertiente de este maravilloso sector, los precios de alquiler. No sólo nos bajamos los pantalones, sino que la vaselina que le damos al cliente es hasta de sabores. Si señores, sí, se supone que en el negocio del alquiler las empresas están para ganar dinero, y el bajar los precios a números irrisorios, a cifras escandalosas que te hacen llevarte las manos a la cabeza, lo único que hace es prolongar la agonía del sector.
Los números no engañan, si una máquina tiene un valor y esa máquina tiene que ser productiva, el sacarla al precio que sea acabará costando dinero.
Lo sé, la guerra es encarnizada y en la guerra todo vale, pero esa lucha de precios lo único que está haciendo es que el cliente se beneficie de unos precios que no cubren ni el gasoil en muchos casos, que el cliente no valore ese servicio, que no sea capaz de tratar el equipo con el mínimo respeto y que todavía tenga la poca vergüenza de seguir exigiendo y pida que le regales el transporte.
Llegará un momento que haya que negarse a los clientes negreros, si uno le dice que no, el siguiente le dice que "nanai", y el siguiente le pone los precios razonables que debería tener esa máquina, a lo mejor empezamos a educar a esos clientes que entran por la puerta con la cantinela de "te lo pago cuando me entre dinero" o el "a ver que me regalas que tu competencia me da el transporte". Conozco a muchos directivos de empresas que no están en grandes obras por no bajar el precio o casi regalar el servicio. ¡Chapeau!
¿Qué es difícil? Sí, ¿Suena a ciencia ficción? También. ¿cómo levantar un elefante con alas de mariposa? Puede ser. Pero desde luego que parados y sin hacer nada no se van a cambiar las cosas por si solas. Será difícil de conseguir, pero lo que está claro es que poner los precios por el suelo es competencia desleal y esa mala praxis habría que denunciarla. ¿Quién tiene que poner esa demanda? Sinceramente ya voy a levantar muchas ampollas para decir yo quien tiene que tomar esa decisión o si tiene que ser a nivel nacional con la unión de las empresas.
Me llevo una grata sorpresa al ver que se ha realizado un gran paso en la profesionalización del alquiler con Loxam que se convierte en la primera empresa en acreditarse dentro de la actividad empresarial tras cumplir con los requisitos establecidos en el nivel 1 del protocolo de acreditación. Bien, este es un gran paso.
El objeto de la acreditación es formalizar los requisitos generales que debe cumplir una empresa para poder acreditar su capacidad para prestar servicios para el alquiler de maquinaria, enmarcados en los apartados de recursos humanos, recursos materiales, relación con el cliente y control de los equipos suministrados.
A ver si hay muchas empresas que siguen el ejemplo.
Para terminar, no puedo dejar fuera a esos llamados empresarios que han hecho de la picaresca un arte. Esas empresas españolas que cambian de nombre, siguen manteniendo la misma actividad y han dejado unas deudas en la empresa que acaban de cerrar más grande que el agujero de la capa de ozono. No contentos con eso, abren otra empresa con otro nombre, siguen con prácticamente las mismas máquinas y por su cabeza no pasa el saldar las deudas que había contraído con la otra empresa porque esa "ya no existe", "esa ya se cerró" "eso es pasado Samuel", como le dijo Guardiola a Eto'o cuando dejó de contar con él en el Barsa".
Definitivamente en España hemos perdido la vergüenza, una pena.
Me queda el consuelo de que son muchos los empresarios que siguen apostando por ofrecer unas máquinas en buenas condiciones a precios aceptables.
A esos empresarios que van por libre y su maleta está llena de deudas de empresas fantasma, que piensen que en esta carrera de obstáculos puede que lleguen a la meta antes, pero que reflexionen sobre el hecho de que siendo muchos y apoyándose unos a otros se llega después pero se llega más lejos. Y sobre todo con la conciencia tranquila.
Se estrena Smopyc, os deseo a todos muchos éxitos y que cerréis grandes acuerdos en la feria. Que hagáis pleno, Seis de seis. Y más.