Editorial Octubre 13

 

Sospechosos habituales

En este país que vivimos de sospechosos habituales, donde no sabes si el político de turno que habla dice o no la verdad, si te habla con los bolsillos llenos o realmente es honrado, porque mientras habla pone la típica cara de póker, con lo cuál no sabes si lleva escalera de color o farol seguro, me quedo perpleja con la parsimonia con la que muchos políticos de este país hacen frente a la situación económica. Especialistas en derrochar demagogia, diciendo pero sin decir, no me extraña que la gente haya perdido la confianza en esta nueva raza de políticos. 

He hecho un experimento, sin ver quien habla, sólo escuchando su voz, adivinar de qué partido es. Tienen un discurso tan trillado que no sabes si el que habla se viste de rojo, de azul o de la bandera de colores. Debe ser que en la carrera de políticas la asignatura estrella a batir es “principios de la demagogia pura”. Cada día, cuando ves el Telediario, es para echarte las manos a la cabeza. Menos mal que como tenemos la cabeza dura, la erosión acabará siendo mínima.

Leo en la prensa que la Junta de Andalucía gasta 116.000 euros en el Ministerio de Salud Pública nada más y nada menos que de Cuba, sí, de Cuba, cuando al mismo tiempo ha recortado 945 millones en la Sanidad andaluza.

Que nadie me malinterprete que les deseo a los cubanos una larga y próspera vida, llena de hijos frutos del amor y del ron y cubanas con el culo perfecto, pero sinceramente no a costa de que un onubense se quede sin un trasplante. Sí, es muy duro, una exageración, pero los recortes son una realidad. Que no sólo es el Partido del Gobierno el que hace recortes, también las Comunidades, y el rasero de medir es cuanto menos subjetivo.

El dinero de la Junta de Andalucía irá destinado a formación de médicos cubanos. Como si no hubiese médicos en España. Y no contentos con eso, aseguran que ese tipo de proyectos son los que van a impulsar en el futuro. Entiendo que es mucho mejor llegar al médico y que te reciban con: ¿qué te pasa mi amol? Que con un: “Buenos días, ¿qué le duele?” Pero al fin y al cabo, un médico es un médico. Ahora me pregunto, con un porcentaje de paro que roza unas cifras indecibles, ¿no sería mejor que los cubanos se quedasen en su tierra y dedicasen ese dinero a su sanidad andaluza? Yo lo dejo caer, es una alternativa nada más.

Como se ve que les sobra el dinero, también invierten en mejorar las playas de Costa Rica, algo que me conmueve porque mi hermano vive allí y al menos algo que disfrutará, pero volvemos a lo mismo, los ticos son lo suficiente profesionales para mantener sus playas en perfecto estado sin la ayuda de la Junta de Andalucía.

Claro que teniendo en cuenta que la nueva Presidenta andaluza tardó diez años en sacarse la carrera, que se puede esperar de su gestión. A medida que se va renovando la clase política, ¿no deberíamos exigir que nos gobiernen gestores y no gente incapacitada?

Por mucho que quiera esta buena señora, su gestión no puede ser comparable a una persona que se ha preparado tanto académicamente como profesionalmente para dirigir ya sea una empresa o una entidad. Necesitamos grandes CEOs que nos iluminen la vida.

Parece que la he tomado con esta señora, ni mucho menos, pero me sirve de ejemplo para recalcar la falta de profesionalidad de los sospechosos habituales que nos gobiernan.

Desde el Gobierno, la primera medida a tomar tiene que ser cortar el grifo de manera definitiva a los sindicatos, y más cuando están bailando al son de baladas de operaciones turbias. Con facturas que no corresponden y con cobros astronómicos sin justificación alguna. Aquellos que pertenezcan a un sindicato, ¿no han pensado en pedir responsabilidad por los actos que sus dirigentes están llevando a cabo?

Estamos ya en octubre y quedan apenas dos meses y pico para que pongan la primera piedra para la ciudad del juego (y esperemos que mucho vicio) que será Eurovegas. Adelson no dice “ni mú” ni cambia el gesto cuando se le pregunta, no sabemos si es por la cantidad de botox que tiene o porque está todavía recopilando el dinero para ese primer empujón.

Si yo formase parte del Gobierno del tibio Rajoy, habría creado una comisión con los 16 mejores profesionales de España y les hubiese puesto como objetivo sacar financiación para este proyecto. ¿Qué hacemos los empresarios españoles cada mes para seguir adelante? Promocionarnos. Y nos sale muy bien porque aquí seguimos, así que en cualquier lugar del mundo tiene que haber “Business Angels” que financien este proyecto. “Es que no hay dinero”, se excusan algunos, ¡“pues se busca”!. Las excusas son para los débiles. Los empresarios españoles nos merecemos que cada mes sea Navidad y recibir un regalo por sacar adelante el país.

Necesitamos inversiones para que la economía se regenere. Muchos amigos míos están saliendo fuera de España a trabajar. Les felicito por su coraje y valentía. Que se prepare el resto del mundo, ésta es la estrategia perfecta para volver a conquistar el mundo, soldados repartidos por cada punto del planeta para que se sepa que España es un país de profesionales. Al menos a nivel internacional tenemos los mejores embajadores, y no me refiero a los que viajan en coche oficial, sino a los que gracias a su profesionalidad, hacen que empresas de fuera estén a la cabeza en su campo. 

“Labor omnia vincit”, el trabajo todo lo vence.