EDITORIAL OCTUBRE 2016

EDITORIAL 2016

Que Dios nos ponga donde haya

Siempre me ha hecho mucha gracia eso de creernos el ombligo del mundo y cuando ya no quedan argumentos apelar a la manida frase de: "¿Qué pensarán de nosotros en el extranjero?" como si los dirigentes a nivel mundial estuviesen en ascuas y sin dormir por lo que acontece en nuestro país.

Cual Ptolomeo en el siglo II, Susana Díaz, del PSOE, se cree que todo gira a su alrededor, se echa las manos a la cabeza por el espectáculo que están dando los políticos a nivel internacional, ¿Y a nivel nacional qué pasa? ¿Nos lo tenemos que tragar todo?
Porque digo yo que los que estamos viendo el espectáculo dantesco que están dando todos los políticos, tendremos algo que decir.
Lo primero que el PP tenía que haber lavado sus trapos sucios y no llegar a un juicio donde se cruzan acusaciones y todos juegan al "píopío que yo no he sido", pero la ingente cantidad de sobres con dinero que por allí se movía ha volado como las palomitas. Cortar cabezas es lo que tenían que hacer y dejarse de esta parálisis a la que nos tienen sometidos.
Lo segundo la imagen del PSOE resquebrajándose a unos límites que nadie hubiera pensado, por el afán de poder de unos y de "chupa del bote" de otros.
Ciudadanos que siguen tibios en tierra de nadie, bailando la yenca. No saben si van a un lado o a otro. Eso sí, todos los días en las noticias no nos vayamos a olvidar de ellos.
Lo de Podemos, que sigue siendo preocupante a más no poder, entre ellos que no se entienden, pero eso sí, a la hora de mover a las masas y dar por saco, los campeones de Champions.
El que estos personajes estén moviendo a la gente y que gente con dos dedos de frente les haya votado, es para investigar. De cómo los borregos se dejan mover por el perro allá donde les quiera llevar. Me refiero a estudios psicológicos profundos de aquellos que se han dejado convencer de que el comunismo es lo que se lleva. Claro, a estas alturas, ser comunista con ático y cobrando sin aparecer por el trabajo como hizo uno de los suyos en Málaga, es un comunismo reformado al que muchos quieren apuntarse, normal. Porque aparte de sacar beneficio presuntamente de Venezuela, no creo que ninguno de Podemos haya estado viviendo bajo un régimen comunista de verdad. Hablo de vivir allí donde rige el comunismo, donde te racionan la comida y el papel del wáter es ciencia ficción. Es que es muy fácil ser charlatán de boquilla, es muy fácil prometer y ser experto en demagogia, cuando todos los días de tu vida has tenido carne para llevarte a la boca. Es muy fácil ser comunista como Castro, que no le falta de nada al camarada. Pero estos aprendices de políticos, lo único que hacen es hablar, hablar y hablar, diciendo tales perlas como que "la gente es mi patria". Oye, y se queda tan a gusto con la chorrada monumental que acaba de soltar.
No contentos con eso, desde la Universidad les facilitan todo para que esta demagogia se propague como la pólvora entre los jóvenes ineptos que se dejan cautivar con ideales absurdos. Crean un máster para explicar lo que ha sido el fenómeno Podemos. ¿Pero nos hemos vuelto majaras? 2800 euros para atender al máster. A esos ilusos que han pagado 2800 euros, primero yo les investigaría en Hacienda, porque mucha pasta tienes que tener como para derrocharla así, y segundo, los vigilaría de cerca, porque de ahí no va a salir nada bueno, más claro que el agua.
Que me manden los alumnos a mí. En 6 minutos yo les explicaba con pelos y señales el despropósito que es este partido de farsantes. El dinero recaudado por mi máster llamado "Podemos es una tomadura de pelo" podría decir que iba a estar destinado a la típica ONG de perros en adopción, pero para que nos vamos a engañar, me lo gastaría en viajes a una isla perdida como AI (Atodotrapo Island) y en disfrutar con amigos, que son muchos y muy disfrutones. Si es que sabiendo tus limitaciones, siempre vas a llegar más lejos.
A lo que iba, con estos políticos nos ha tocado sufrir. Yo los metería a todos en un zulo, con poca luz, comida racionada, y poquita agua para beber, del tabaco ni hablamos que estamos en un zulo con poca ventilación, gracias. Hasta que no se pusiesen de acuerdo en un Gobierno que por fin comenzase las inversiones en España, de ahí no salía nadie. Modelo Vaticano pero más espartano. ¿Qué no se ponen de acuerdo? No pasa nada. Se les da un plazo moderado, ¿no lo cumplen? Muy bien señores. Gracias por su aportación a la patria, pero firmen aquí su renuncia que viene la siguiente tanda de políticos, a ver si con estos tenemos más suerte.
Pero claro, eso es una utopía, aquí seguimos mareando la perdiz, la cual va a echar la papilla de tanto marearla.
Mientras, los que hemos conseguido que España remonte una crisis monumental seguiremos demostrando que los límites son para los débiles y para los políticos.