EDITORIAL AGOSTO 2015

editorial

Depende de quien te cuente la historia, puedes tener una versión de lo que en el mundo aconteció u otra

En verano he aprovechado para leer sobre Blas de Lezo, el Mediohombre, marino y uno de los mejores estrategas de la historia de la Armada Española y gracias al cuál los ingleses no conquistaron Cartagena de Indias por mucho que les pese, a pesar de faltarle un ojo, una pierna y tener un brazo impedido.

Era tál la prepotencia del inglés que quiso conquistar Cartagena de Indias, el almirante Edward "Old Grog" Vernon, que incluso antes de producirse la batalla envió un mensaje a su Rey asegurando que había conquistado la ciudad, generando una euforia en Inglaterra más grande que la captura que Portbelo produjo el año anterior. Se acuñaron en Londres hasta once tipos de monedas y medallas conmemorativas que decían en su anverso: «Los héroes británicos tomaron Cartagena el 1 de abril de 1741» y «El orgullo español humillado por Vernon»...todo para celebrar la victoria que nunca llegó, gracias.

Y lo que ocurrió no fue otra cosa que unos miles de hombres acabaron con una flota inglesa que les superaba en número de manera preocupante. En abril de 1741, bajo el mando del general inglés de división Vernon, 26.600 hombres y 186 barcos, se dirigieron a Cartagena de Indias en Nueva Granada (actual Colombia). Intentó bombardear a Cartagena con su enorme escuadrón sin éxito. Al mando de Blas de Lezo, una guarnición de menos de 2.000 hombres y 6 naves comandadas por este valiente.

Una epidemia de la fiebre amarilla, el tifus, el escorbuto y la disentería que asoló las tripulaciones de los barcos y los soldados en tierra, agravan los problemas y la fuerza regresó a Puerto Royal. El resultado, la derrota más humillante de la Royal Navy.

Y a lo que voy de cómo se escribe la historia, a pesar de la estrepitosa derrota, la inscripción en el monumento de mármol de Vernon en la Abadía de Westminster le da crédito por la victoria en Cartagena de Indias "... y en Cartagena, Vernon llevó la conquista lo lejos que las fuerzas navales le pudieron llevar a la victoria".
Espectacular lo de estos ingleses, o sea, que les dieron hasta en el carnet de identidad, pero ellos conquistaron Cartagena hasta que les dejaron. Eso se llama en mi pueblo tener muy poquita vergüenza.

Si alguno de los políticos que tenemos en España hablase inglés podría llamar a Westminster y recordarles que no se miente, y menos en lugar sagrado.
Y estaréis pensando, claro cómo si los políticos no tuviesen otra cosa que hacer, pues sinceramente, yo ya dudo de que hagan algo productivo que se refleje en la ciudadanía.

Los pobres del PP que a pesar de todo el esfuerzo que han hecho durante este tiempo con medidas económicas impopulares que ahora empiezan a dar su fruto, no son capaces de poner al frente de su ejecutivo a alguien que hable claro y transmita las ideas con claridad. Al contrario, se pierden en sarcasmos, en decir las cosas a medias sin llamar a las cosas por su nombre y creyendo que la gente les va a votar porque sí.

Después el PSOE cuyo barco navega a la deriva, con quejas diarias a lo que hacen los demás pero sin rematar ninguna faena.

Lo de Podemos con su comunismo mal entendido, donde renuncian a los coches oficiales pero no al sueldo del chófer. De verdad hay cosas que se me escapan. O que pretenden estudiar el cambio de calles en Madrid...A la pasionaria a este paso la sacan en procesión (civil eso sí) y sino al tiempo. Menuda Semana Santa nos espera con la Carmena.

Ciudadanos que tiene un tío muy válido, pero que un día se quiere acostar con uno y al día siguiente con otro, muy encomiable campeón esa postura, pero no cuando pretendes ponerte al frente de un país. Le da igual dar o que le llegue hasta la garganta, poco serio me parece a mí.
Así que creo que vuelvo a mis lecturas históricas, donde al menos me consuela ver que teníamos un imperio donde no se ponía el sol, y no una panda de ineptos más tipo "Los lunes al sol".