EDITORIAL ENERO 2015

EDITORIAL ENERO 2015

De las Termópilas a Analmarine

Así que han ganado los radicales de izquierdas en Grecia.

La Grecia clásica de la que tanto aprendió el mundo vuelve a dar una lección, pero esta vez de lo que no se debe hacer.
Sale como más votado un partido que recalca el fin de la austeridad, más puestos gubernamentales y el fin de las penurias. Va a reconstruir Grecia con dinero del Monopoly digo yo.
Grecia supone el 2% del PIB de la UE, algo con lo que podría pasar la UE. Pero nos queda el pequeño detalle de los trescientos mil millones de euros que tiene de deuda. Y ahora vienen los más listos a decir que a Alemania se le condonó la deuda, claro pero hizo los deberes y se convirtió en una súper potencia. A Grecia se la ha rescatado dos veces y su bolsa del debe es inmensamente más grande que la del haber.

Así que no vengan ahora los de Podemos a reclamarse como suyo que el cambio está cerca. Porque lo que debería dejar muy claro "el coletas de Podemos" es que si se perdona la deuda a Grecia, España se queda sin recibir lo que le ha prestado, nada más y nada menos que veinticinco mil millones de euros más intereses. Así que el iluminado de Podemos que empiece a explicar de dónde iba a sacar esos 25,000 millones que pertenecen a los españoles.

Sé que la Democracia es necesaria, pero es injusto que la gente no se plantee a la hora de ir a las urnas las consecuencias que su voto tendrá a futuro. No se trata de dar una lección o de la pataleta de unos, para que más tarde el país se hunda.

Ahora viene Podemos a capitalizar la victoria de la Grecia radical. Por supuesto, lo que piense el resto de Europa y las consecuencias que pueda tener en la economía este suicidio político ni lo nombra.

Sinceramente, un país que hizo trampas para entrar en la UE y ha seguido funcionando con una corrupción y un sistema insostenible, a nadie puede sorprender que en un futuro lo echen de la UE.

Que nos sirva de ejemplo aquí en España y en cualquier país que tenga iluminados como los nuestros de lo que no debe permitirse.

Son muchos los miles y miles de españoles que han sufrido lo indecible para atravesar una crisis tremenda. De verdad que piensen dos veces antes de que su pataleta (no digo que no justificada) pueda tener consecuencias catastróficas.

Siempre me encanta escuchar a la gente, unos convencidos de que "el coletas" es un indio más que hace mucho humo para asustar, otros que "el coletas" hace el indio, pero lo que más me preocupa es escuchar como gente de derechas se plantea votar a Podemos. Me pasa como a R2-D2 y a Z3PO en la guerra de las Galaxias, que les salía humo de la cabeza cuando a Skywalker se le ocurría cualquier locura, que les salía humo por la cabeza, pues a mí lo mismo. Me parece inconcebible. Es más, a los que estén pensando eso, que se queden en su casa y no voten. Que de verdad que los españoles con los iluminados nunca hemos llegado a buen puerto. Que seis más seis siempre han sido doce, y no podemos obviar ni los números ni la deuda.

Por otro lado, estamos de enhorabuena. El Fondo Monetario Internacional dice que los países que más crecerán en el 2015 son EE.UU. y España, repito......EE.UU. y España, a ver, otra vez.....EE.UU. y España...¡¡¡¡vaaaaaaaaamos!!! ¡¡¡Hemos vuelto!! ¡¡¡We are back!!! ¡¡¡Siiiiiiii!!!
Así entraba yo en la reunión de PreIntermat que se ha celebrado en París entre periodistas internacionales y fabricantes. Mirando a los lados cuál Trajano volviendo a Roma para su aclamación popular. Gracias, gracias, sí, somos nosotros, los españoles, atrás, atrás, puedo atender a todos...Petaculá como dice un amigo.
Así que si queremos seguir teniendo esos recibimientos y que se nos vuelva a considerar a nivel internacional, más vale que nos olvidemos de hacer experimentos como en Grecia y nos centremos en que nuestra economía va a crecer, que los límites que se pone el resto del mundo es para nosotros un camino de rosas y que la fuerza de nuestro cohete sólo se puede nutrir de trabajo, constancia, sentido común e ilusión, no de castillos en el aire, que harían explotar nuestro cohete nada más salir de la atmósfera.